jueves, 21 de mayo de 2009

Nos peleamos por un pedazo de tela

A propósito de todo este despelote en el futbol nacional, les voy a comentar unas breves impresiones.

Ya estaba armado todo el alboroto para el martes cuando vi un capítulo de Seinfeld que cayó como anillo al dedo. En esas introducciones que hace en el programa en el que el mae está contando chistes en el bar el mae dice algo así:

"En los deportes, realmente no apoyamos a un equipo. Los jugadores de los equipos se cambian de equipos, los equipos se cambian de ciudades. Lo que realmente apoyamos es el uniforme. Al pedazo de tela que alguien luce cuando practica un deporte."

Esas palabras que capté pues son súper ciertas. Yo soy saprissista (espero no me llueva por esa afirmación que hago aún hoy con orgullo), sin embargo, tal como lo dice Jerry Seinfeld, yo no apoyo al equipo, apoyo al uniforme. Y por qué de eso? No sé, pero con un ejemplo se aclara: Si usted agarra al equipo titular de Saprissa y los viste de rojo y negro y los pone a defender ese uniforme, por mi, se pueden ir a segunda. Yo apoyo a unos maes que se visten de morado y blanco. Si mañana Centeno se va para la liga, o para heredia, pues para mi dejará de representar a ese jugador insignia de los maes que se visten de morado y blanco. Si Saprissa se mueve de Tibás y se va para los Chiles, yo sigo apoyando a los maes que se visten de morado y blanco.

Con eso claro y dado que los equipos no representan una filosofía de vida, no me infunden grandes valores, ni tampoco se preocupan por sacar adelante al país, entonces por qué diablos hacemos tanto alboroto. Qué ideología hay detrás de un equipo de futbol? Lo que los equipos de futbol ofrecen al país, es intentar hacer más goles que el equipo con el uniforme diferente. Acá nos se apoyan fuertes causas benéficas, juegan 90 minutos de golpes disque por los niños y con eso se creen los grandes filántropos los maes.

En vista que todo se resume a apoyar un pedazo de tela que un grupo de "caballeros" viste mientras intenta jugar al futbol, dejémonos de pendejadas, dejémonos de ofensas, y dejémonos de fanatismos. Porque cuando por defender un pedazo de tela, ofendemos a un ser humano con rostro, familia, trabajo, ilusiones, estamos minimizando el valor de ese ser humano. No les enseñemos eso a los chiquitines para quienes ese patético pedazo de tela tiene tanto valor.

Tomado de un foro de una radioemisora nacional



También hay de morados hacia otros equipos pero este en particular es el más fuerte.

4 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

no entiendo y seguiré sin entender esa manía de pelearse por los colores de un pedazo de tela...
El fútbol es un deporte, no un ring para pelear.

Buen post.
Saludos

Puta Desgraciada dijo...

Ja jaaa...

Soy ex-mejenguera, Puta Love Futbol

Pero si hay extremos.... Cuando lleguemos a tal entendimiento, los estadios serán como los europeos sin mallas y llegaremos formales a ver un partido.

Pero aún queda mucho camino.

aquiles dijo...

Aqui si quedo bien mal! Yo no entiendo el deporte! Ninguno! Que hace a alguien seguir a Saprissa o a LDA? No es la misma cosa? Que beneficio le trae a alguien que gane uno u otro? No es lo mismo? Que le impide a un liguista hacerse Saprisista? Que vínculo hay con un equipo?

Solo entiendo el deporte con dinero de por medio, o por satisfacción personal... (SER JUGADOR, no sentarse con palomitas frente al tele). O cuando existe un vínculo REAL con el equipo... como en los mundiales de fútbol.

Si al menos todos los liguistas fueran Alajuelenses (Que viven en Alajuela)

No se... no entiendo!

dolor de muelas dijo...

Sin embargo te puedo decir algo... los que somos seguidores de equipos pequeños amamos más la camisa que los seguidores de equipos grandes.

Yo siempre he dicho... cuantos Saprissistas dejarían de serlo si su equipo se va a Segundas... supongo que casi todos. Si en el momento que estaban mal... el Ricardo Saprissa estaba vacío.

Uno ama la camisa en las buenas y las malas.